Llámenos ahora:

+57 323 8402062

Actualmente una de las modalidades más utilizadas por las empresas y por los emprendedores para contratar a sus colaboradores es la de prestación de servicios, en este artículo resolveremos unas preguntas importantes con respecto a este tipo de contratación, como: ¿Cuál es su definición?, ¿Cuál es su principal característica? ¿Cuándo un contrato de prestación de servicios se convierte en un contrato laboral? Y ¿Cuáles son las diferencias entre uno y otro?

El contrato por prestación de servicios, es un contrato por medio del cual una parte, llamada prestador de servicios, se obliga a efectuar un trabajo que requiere para su realización, preparación técnica y en ocasiones título profesional a favor de otra persona o empresa, a cambio de una remuneración que se define como honorarios. El prestador de servicios realiza las labores asignadas manteniendo su independencia con respecto del cliente, es decir, trabaja por cuenta propia con sus medios y organización, incluyendo asumir los riesgos que conlleve dicha prestación.

Este contrato es de carácter civil y no laboral, por lo tanto no está sujeto a la legislación de trabajo y no es considerado un contrato con vínculo laboral, pues no hay relación directa entre empleador y trabajador. 

Pero una de su principal característica y talvez la más importante es la  subordinación ya que en este contrato el contratista tiene libertad para ejecutarlo. 

No existe una lista de condiciones o requisitos que conviertan un contrato de servicios en uno de trabajo, no obstante, el contrato de servicios se convertirá en uno de trabajo cuando concurran los elementos propios de un contrato de trabajo.

Si el contratista es tratado como un trabajador subordinado, donde se le dan órdenes, instrucciones, se le sanciona, y se le exige cumplir un horario estricto, la naturaleza del contrato de trabajo se desdibuja convirtiéndose en un contrato con vínculo laboral.

En consecuencia, cuando se firma un contrato de servicios, hay que asegurarse de que en su ejecución no exista una subordinación del contratista frente al contratante; ni que exista una exigencia expresa en el sentido de que el contrato de servicios deba ser ejecutado exclusivamente por el contratista, puesto que se estaría configurando el primer elemento del contrato de trabajo. 

Es por ello que se deben tener claras cuales son las diferencias entre uno y otro para evitar que la línea que los separa se confunda dando origen al contrato de trabajo, por ello a continuación se señalan las diferencias más relevantes entre uno y otro:

 

CONTRATO LABORAL CONTRATO POR PRESTACIÓN DE SERVICIOS
Esta labor se presenta en favor y en beneficio del empleador. La labor encomendada que se va a prestar será específica y se desarrolla de acuerdo a la experiencia y capacidad de la persona.
No existe subordinación. Es decir, el contratista es independiente en su labor. Existe una subordinación directa del empleador.
Se pactan honorarios dependiendo de la experiencia y conocimiento del contratista. Se genera un salario, de acuerdo a la labor a realizar.
La afiliación al sistema de seguridad social, la deberá hacer el empleador. La afiliación al sistema de seguridad social, la deberá hacer directamente el contratista, como trabajador independiente.

 

Pero la importancia de entender las diferencias va más allá de un concepto, es importante que las tengamos en cuenta y evitemos cometer errores en la contratación, ya que un contratista que crea que su contrato ha tenido connotaciones de contrato laboral puede anteponer una demanda ante el ministerio de trabajo exigiendo sus derechos desde el día en que el contrato cambio su rumbo y esto puede afectar seriamente a las empresas o personas que lo contratan ya que debe pagar todas las prestaciones a las que dieron lugar en el tiempo laborado generando gastos que la empresa no tenía previstos y talvez gastos jurídicos necesarios para afrontar el caso. 

Por tal motivo recomendamos que analicen muy bien antes de realizar cualquier contrato para sus colaboradores y si sientes que aún tienen dudas busquen ayuda profesional, es mejor una inversión inicial en un abogado laboral y no arrepentirnos por no hacerlo más adelante. 

En Financial Lab seguiremos dándoles contenido de interés encaminado en el apoyo y crecimiento de sus negocios y emprendimientos, por eso les aconsejamos mantenerse conectados con nuestras redes seguro aprenderán mucho y si necesitan apoyo pueden contactarse con nosotros seremos tu mejor aliado. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *